francia

 
 
 


 
francia mexico
WebFrancia - Talentum
Mercado energía eléctrica
Economia
Huellas de Francia
Imágenes de Francia
Hecho en México
Traductor en México
Clases de francés en México
Google Apps México

WebFrancia Argentina

WebFrancia Chile
 
 

 

Archivos

 

Principal Huellas de Francia Archivos

 

EL MAR, UNA PASION FRANCESA

Nadia Khouri-Dagher
periodista

Francia, situada en el mapa como un gran istmo entre el norte y el sur de Europa, dotada del mayor espacio náutico europeo con más de 5.500 kilómetros de costa, se ha orientado naturalmente hacia el mundo marítimo.

La unión orgánica entre el mar y Francia se tradujo durante siglos en una numerosa flota de naves potentes, de centros de comercio marítimo en cada continente y en numerosos navegantes dispuestos a explorar nuestro planeta, como Bougainville o Dumont d’Urville, descubridor del Polo Antártico. Esta relación hoy adquiere múltiples facetas, menos espectaculares pero siempre significativas del amor que los franceses sienten por el mar.

Durante los siglos XIX y XX, gracias a los progresos tecnológicos y a los avances sociales, millones de franceses accedieron al mundo del mar. El tren facilitó el desplazamiento hacia zonas costeras y los primeros baños y estaciones balnearias: Le Touquet, Biarritz y Niza nacieron a principios del siglo XIX. Aunque el Club Náutico de Francia se creó en 1867, los placeres náuticos siguen estando reservados a los amantes acomodados.

La introducción de las vacaciones pagadas en 1936 permitió a numerosas familias saborear los placeres del mar. Pero la verdadera riada hacia el oro azul llegó entre los años cincuenta y setenta. El aumento del nivel de vida de los hogares, la generalización del automóvil y la evolución de las costumbres - las mujeres, vestidas hasta el siglo XIX podían ponerse en traje de bamo- democratizaron el placer naútico. Las costas conocieron la explosión inmobiliaria: hoteles, residencias secundarias de vacaciones, villas secundarias y restaurantes se multiplican. Hoy, el mar es el destino de vacaciones predilecto de dos de cada tres franceses, que a veces van a buscar hasta el extranjero.


El éxito de los deportes náuticos

El aspecto más significativo de estos últimos años es el entusiasmo creciente de Francia por los deportes náuticos. Primero por la vela. Además de Glénand, la más célebre de las escuelas de vela de Francia, se han creado cientos de clubes de vela en todo el litoral, donde centros de vacaciones para niños o adultos ofrecen cursos. En 2006, el número de deportistas naúticos en Francia se estima en 4,5 millones de personas (veleros y barcos de motor) y, pese a la creación y la ampliación de los puertos de recreo, el tiempo de espera para obtener una plaza en el puerto puede ascender a cinco años, como en La Baule o Saint-Malo ( en la costa atlántica).

Los éxitos de los deportistas franceses -Bernard Moitessier, Éric Tabarly, Florence Arthaud, los hermanos Perron, Isabelle Autissier y muchos otros- también alimentan esta pasión popular. "Las victorias de Éric Tabarly en el Transat de 1964 y de Florence Arthaud en la Ruta del Ron en 1990 tuvieron un impacto extraordinario", explica Sylvie David Rivérieulx, especialista apasionada por la historia de la navegación en Francia y responsable de la comunicación del museo nacional de la Marina. "Que una minúscula mujer de apenas treinta años, ganara esta regata en multicasco muy por delante de los hombres marcó a muchos"

Además de la vela, cada vez más franceses se entregan a todos los deportes náuticos. Biarritz acoge cada año un campeonato mundial de surf, Marsella es un centro internacional reputado por el aprendizaje de submarinismo, el wind surf, el remo y el piragüismo en mar cuentan miles de adeptos y algunos campeones internacionales. Cada vez más jubilados que emigran hacia la costa compran un barco de motor para pescar lubinas. Y los ejecutivos estresados se han dejado acunar estos últimos años por la talasoterapia (véase Label France 54), un medio rápido, aunque costoso, de descansar.


"El mar hace soñar"

La atracción por el mar también puede ser cultural. Las grandes reuniones de veleros y de antiguos barcos que surgieron hace 15 años, como Douarnenez, en Rouen, en Brest o en Cannes, atraen a las masas. Los acuarios gigantes, como el de Croisic, de Biarritz o de Boulogne-sur-Mer, con su centro Nausicaä (que ha recibido más de 9 millones de visitantes desde su creación hace 15 años), ofrecen el tirón de adrenalina sin riesgo alguno, como un tiburón detrás del cristal.

La televisión, a la que se ha otorgado el papel de analizar los puntos de interés de las gentes, ofrece la señal más clara del gusto de los franceses por el mar: su mediatización. La serie de Cousteau Los secretos del mar, inspirada en los cuentos de Henry Monfreid, registraron enormes audiencias. "Hace veinte años no había una cámara a bordo en las grandes regatas. Hoy, el telediario de la noche abre con la Ruta del Ron o con la Vendée Globe", comenta Didier Ravon, redactor jefe de la revista Voiles y voiliers [Velas y veleros]. "La televisión ha desempeñado un papel determinante en el desarrollo del interés por el mar en Francia. Un programa como Thalassa ha sido clave", estima Sylvie David Rivérieulx.

Es cierto que más de cuatro millones de franceses ven este programa, el más popular en el país galo. Para Georges Pernod, su creador y presentador, el éxito de Thalassa se explica simplemente porque "el mar hace soñar...El mundo del mar es un mundo en el que los hombres son apasionados (...). El hombre no tiene branquias, siempre hay un riesgo". Sin ninguna duda, esta pasión y este sentido del riesgo, a menudo ausentes de la vida cotidiana de nuestras sociedades modernas, fascinan y atraen hacia el mar.

 

 

Con la amable autorización de Label France

 

 

 

 

 

OTROS TEMAS

Les Mexicains
El instante eterno: la fotografía
Llegan los Lumieres
Comerciantes y colonos
El Conde que quiso separar Sonora
El sistema métrico decimal
¡Gol! con las Chivas
Campesinos de Sarthe
Antoine de Saint-Exupery
Bataillon: geografía con sentido histórico
Una mirada francesa al territorio mexicano
Ciudades y estados mexicanos
En campos y ciudades
La red era de fierro
Carreteras y petróleo
La economía que nació en 1982
Le Monde Diplomatique
El viajero de la tarahumara
Eiffel en Santa Rosalía
El Diario de Marie Giovanni y Alejandro Dumas
Danone
Rémy Martin
Louis Pasteur
(1a. parte)
(2a. parte)
Louis Renault
(1a. parte)

(2a. parte)
(3a. parte)
Los hipermercados Auchan en México
Danone
(1a. parte)
(2a. parte)
Air France, una presencia de 50 años
Carrefour
¡Salud!
Lafarge
(1a parte)
(2a parte)
La abadía Real de Fontevraud
JC Decaux: en primera línea
En el país del “oro blanco”
El Mundo rural se desplaza a París.
Francia, un país atractivo
Hédiard, ños de tentaciones gastronómicas
Louis Vuitton, ciento cincuenta años de pasión
Los primeros "Juegos ecológicos"
Una campaña de lavado de imagen
Francia apuesta por el planeta

 

mexico francia
francia mexico
 

 

Business Translation: Agencia de traducción
 Traducción español, francés, inglés en internet